SCUTTLERS: LOS PANDILLEROS DE LA SEGUNDA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL (I)

julio 31, 2011

A finales del siglo XIX la sociedad inglesa sufrió el aumento de los delitos protagonizados por adolescentes. Aquellos “jóvenes rufianes callejeros”, como les denominó la prensa de la época, provocaron una alarma social considerable en el seno de la ciudadanía. La delincuencia juvenil se convirtió en una cuestión de estado, toda una prioridad para las autoridades. El fenómeno pero no era ninguna novedad.

adolescentes trabajando en Manchester a finales del siglo XIX

EDUCATION ACT. LA JUVENTUD COMO PROBLEMA

Desde mediados de siglo los llamados “rebeldes de la ciudad”, como eran conocidos popularmente, constituyeron un problema de orden público en las grandes urbes del país. A partir de 1860 los asaltos con violencia y las peleas entre bandas de jóvenes se convirtieron en un hecho habitual. Ello obligó al gobierno a tomar medidas para intentar paliar la violencia y “proteger a la sociedad de los adolescentes”. Con este objetivo la legislación británica introdujo los primeros cambios para atajar lo que percebia como un “peligro para la población”. En 1880 se promulgó la Education Act, una ley que  implantó la escolarización obligatoria de todos los menores de diez años. A pesar de su instauración, los casos de indisciplina se multiplicaron. La creciente falta de control parental de los padres sobre sus hijos también incidió en la aparición de las primeras bandas juveniles. Con su adscripción a ellas los adolescentes afirmaban una identidad propia, alejada de las directrices y los castigos corporales impuestos por sus tutores, y se sentían amos de su destino. Construyeron un estilo propio donde la territorialidad y la masculinidad se erigieron en elementos básicos del mismo.

vista de la zona industrial de Manchester a mediados del siglo XIX

MANCHESTER, REDUCTO SCUTTLER

En plena era victoriana (1837- 1902) las calles de Manchester y otras localidades próximas se llenaron de los llamados scuttlers, adolescentes de extracción obrera de edades comprendidas entre los 14 y los 18 años que se agrupaban en bandas caracterizadas por el compartamiento violento de sus miembros.

El nombre que sirvió para denominar a las mismas tenía su origen en una de sus prácticas más habituales de la época, el llamado scuttling, unas peleas multitudinarias que acontencían en las callejuelas de los suburbios de Bradford y Saldford, áreas cercanas a Manchester. El término scuttling, originario del condado de Lancashire, se utilizaba en esa zona para definir las luchas territoriales que mantenían grupos de vecinos enfrentados. Fue durante la década de 1890 cuando estas refriegas protagonizadas por grupos de adolescentes, a los que posteriormente también se les conoció como ikey lads, se extendieron a otras partes del país.

niños empleados en una fábrica téxtil de Manchester

Así fue como aparecieron scuttlers en el centro de la ciudad y en áreas del condado del Gran Manchester, como Gorton i Openshaw. Muchos de estos jóvenes pandilleros trabajaban en ocupaciones manuales semi cualificadas o sin cualificar. Entre ellos había pocos aprendices, la mayoría estaban empleados en fábricas o eran carreteros. El componente de territorialidad fue decisivo en la gestación de las bandas, como reflejan sus propios nombres con referencias a la zona que frecuentaban o donde residían sus integrantes: Bengal Tigers, gestados en el área de Ancoats con mayoría de miembros de origen católico irlandés, Forty Row, Lime Street, Meadow Lads, Hope Street de Saldfor o Holland Street, originarios de la zona de Miles Platting.


AYA SAMESHIMA: EL FÚTBOL COMO METÁFORA DE JAPÓN TRAS EL TERREMOTO (II)

julio 25, 2011

El éxito del combinado nacional nipón en el Mundial de fútbol femenino disputado en Alemania ha despertado el interés de sus compatriotas por dicho deporte. Las grandes audiencias obtenidas por las cadenas que retransmitieron los partidos de la Copa del Mundo han catapultado el fútbol femenino en diversos países, tanto asiáticos como europeos. Pero más allá de este aumento de la afición por este deporte practicado por mujeres, el triunfo de las Nadeshiko Japan ha simbolizado toda una metáfora sobre la situación del país tras los sucesos del pasado 11 de marzo. Pero si alguna de las futbolistas ha encarnado el espíritu de superación del pueblo japonés, esta ha sido Aya Sameshima, todo un símbolo tras el desastre de Fukushima.

operarios trabajando en la central de Fukushima tras el desastre del 11-M

TEPCO MAREEZE: EL CLUB DE LA ENERGÍA NUCLEAR

El Tepco Mareeze es toda una institución en Futaba, un distrito que cuenta con un prestigoso complejo de entrenamiento deportivo de primer orden, el Sports Village J- Complex. El equipo celeste es propiedad de la compañía Tepco, siglas de Tokyo Electronic Power Co., de ahí su nombre. La empresa, presidida por Masataka Shimizu, que genera un tercio de la electricidad y es el mayor proveedor de energía de Japón decidió invertir en el fútbol como tantas otras firmas del país. Así fue como en el año 2005 armó un conjunto femenino para disputar la liga con plenas garantías. Sus jugadoras, además de formar parte del equipo, fueron empleadas por la Tepco como asistentes administrativas en las plantas nucleares de la empresa con una jornada reducida de 8:00 a 12:00 para que pudieran compaginar su trabajo con la actividad deportiva. Así fue como la defensa zurda Aya Sameshima, que en 2006 fichó por el club, entró a formar parte de la compañía que gestiona la energía nuclear en Japón. La rápida lateral izquierda del equipo, que lucía el dorsal número 9, trabajó en la planta Fukushima I mientras residía en el complejo deportivo de Hirono, cercano a la central nuclear, y entrenaba en las instalaciones del Tepco Mareeze situadas a ocho quilómetros del recinto nuclear. Por suerte cuando ocurrió el desastre, Sameshima se encontraba junto al resto de la plantilla en el stage que el club llevaba a cabo en la prefactura de Chiba, ubicada en el centro del país. Tras el terremoto y el tsunami las futbolistas no pudieron volver a su domicilio y vieron interrumpida su carrera deportiva. De la noche al día se quedaron sin trabajo y sin equipo ya que tras el tsunami la empresa decidió retirar al Tepco Mareeze de la Plenus Nadeshiko League por lo que resta de temporada.

alineación del Tepco Mareeze con Sameshima en el once titular

Después de cinco años, 98 partidos disputados y 18 goles marcados Sameshima, tras consultar con su entrenador Masaaki Kanno, abandonó el Tepco para marcharse a Estados Unidos y proseguir allí sus entrenamientos. El Boston Breakers, conjunto norteamericano que disputa la Women’s Professional Soccer (WPS), se interesó por ella y la fichó. De esta manera se convirtió en la primera jugadora del Tepco traspasada. Su debut se concretó el pasado 12 de junio cuando subsituyó a su compañera Alex Scott en la segunda parte del encuentro que enfrentó al Boston Breakers contra el Sky Blue FC de New Jersey.

escudo del equipo femenino de la firma Tepco

UNA VICTORIA LLENA DE SIMBOLISMO

Antes de concretar su pase al conjunto americano, Sameshima vivió uno de los momentos culminantes de su carrera deportiva, la victoria en la final de la Copa del Mundo disputada en Alemania. La consecución del Mundial supuso la consumación del trabajo y el esfuerzo colectivo de un grupo de jugadoras unidas por las desgracias que habían afectado a su país. Antes de marchar a disputar la fase final mundialista, Sameshima recibió una carta de su entrenador, Masaaki Kanno, un ex jugador profesional que jugó en el JEF Chiba y el Kyoto Purple Sanga. En su misiva el técnico alentó a su discípula a evitar que las emociones se convirtieran en una carga en su juego. Kanno finalizaba su escrito con una frase que emocionó a Sameshima: “Tu dedicación en el campo llegará a los supervivientes del desastre de marzo”. Ya en plena competición, la defensa manifestó sus inquietudes y su voluntad de “jugar bien para la gente de Fukushima y para mis compañeras de equipo”, en referencia a las jugadoras del Tepco Mareeze que tras el tsunami vieron truncada su carrera deportiva. Sameshina añadió: “quiero jugar con mi corazón”. Las emociones estaban a flor de piel, más aún si cabe en la previa de la semifinal que enfrentó a las Nadeshiko Japan contra las anfitrionas, la selección alemana.

la lateral en un partido contra Corea del Sur

Durante la charla previa al calentamiento el entrenador japonés, Norio Sasaki, mostró a sus jugadoras diversas imágenes del desastre del 11 de marzo que asoló Japón. La muestra gráfica conmocionó a las jóvenes futbolistas, como reconoció posteriormente la centrocampista del Okayama Yunogo Belle, Aya Miyama: “nos tocó en el fondo de nuestra alma”. Sasaki, al final de su discurso, les espetó: “Cuando esteis en una situación difícil pensad en las víctimas de los desastres y dadlo todo en el campo”. El Mundial conseguido por la selección japonesa de fútbol femenino no podrá paliar los efectos de los desastres que azotaron a su país pero, a buen seguro, ha servido para esperanzar a la población que se vió reflejada en el esfuerzo y sufrimiento de sus jugadoras. El fútbol, una vez más, volvió a ser el reflejo de la sociedad, erigiéndose en una metáfora de la misma. Así fue como Aya Sameshima se convirtió en un icono que sirvió para dignificar este deporte.

las lagrimas de Sameshina recordando el terremoto y el tsunami del 11-M


AYA SAMESHIMA: EL FÚTBOL COMO METÁFORA DE JAPÓN TRAS EL TERREMOTO (I)

julio 20, 2011

El pasado 18 de julio las jugadoras de la selección japonesa de fútbol femenino, popularmente conocidas en su país como las Nadeshiko Japan, se proclamaron campeonas del mundo tras derrotar, contra pronóstico, a los Estados Unidos en la tanda de penalties. Con el país aún recuperándose del terremoto y el tsunami que sufrió en marzo de 2011, el triunfo de las futbolistas niponas supuso un estallido de júbilo inesperado para una población que aún se recupera de dichos desastres. En la alineación del equipo titular del combinado nipón en la final del Mundial celebrado en Alemania figuraba Aya Sameshima, la defensa nacida en Utsunomiya que lucía el número 15 y no se perdió ningún partido del campeonato. Una futbolista que compaginó los entrenamientos con su equipo, el Tepco Mareeze, con su trabajo en la central nuclear de Fukushima.

las Nadeshiko Japan celebrando la consecución del título mundial

LA POPULARIZACIÓN DEL FÚTBOL A RAÍZ DEL MUNDIAL FEMENINO

El éxito de la selección femenina de fútbol ha ayudado a popularizar este deporte en Japón. El triunfo de las Nadeshiko se unió al buen papel de sus homólogos masculinos, los llamados Samurai Blue, en el Mundial de Sudáfrica con el jugador del CSKA de Moscú Keisuke Honda como máxima figura. El ascenso del fútbol en Japón se ha visto también favorecido por los problemas que ha sufrido la liga de beisbol, enredada en el debate por disputar partidos diurnos ante la petición del gobierno por ahorrar energía, y los escándalos que ha vivido el sumo, el deporte de contacto de tradición milenaria, con casos de combates amañados, drogas y violencia, como la pelea protagonizada en un club nocturno por el ex campeón nacional Asashoryu.

Hasta la victoria de las nadeshiko en la final los mayores éxitos del deporte femenino japonés los habían protagonizado las judokas o las jugadoras de deportes minoritarios como el softbol. El triunfo de las jugadoras dirigidas por el técnico Norio Sasaki ha conseguido captar la atención del público nipón, deseoso de olvidarse de las reconstrucciones, las réplicas del terremoto y la alarma nuclear suscitada tras el tsunami. La final, retransmitida en directo a las 6:20 de la mañana por la cadena estatal de televisión NHK, congregó a miles de aficionados en bares y locales para seguir las evoluciones del partido. Tras alzarse con el campeonato el centro de Tokyo fue escenario de la espontánea celebración. Jóvenes ataviados con la camiseta azul de la selección se concentraron en las calles de Shibuya al grito de “Nippon! Nippon!”.

celebración del título en las calles de Tokyo por parte de los aficionados

LOS CONTRASTES DEL FÚTBOL FEMENINO JAPONÉS: NADESHIKO Vs L-1 LEAGUE

El título mundialista alcanzado por el combinado nacional ha permitido visualizar el impacto del fútbol femenino en Japón, un país que sólo cuenta con 25.000 féminas con licencia federativa. El seguimiento del mismo por parte de los aficionados ha sido ambivalente, pasando del apasionado interés durante la celebración de la Copa del Mundo a la indiferencia que ha sufrido el campeonato de liga, la denominada L-1 League, de carácter semiprofesional. Instaurada en 1989, la liga femenina japonesa contó inicialmente con ocho equipos, aunque posteriormente aumentó su número a diez clubes, hasta que en el año 2004 se concretó el nuevo sistema de competición dividido en dos categorías: primera y segunda división, esta última a su vez subdivida en dos conferencias de seis equipos, este y oeste.Posteriormente pasó a denominarse Plenus Nadeshiko League en honor a su patrocinador. A pesar de que algunos de los clubes participantes forman parte de equipos que juegan en la J-League masculina, como Urawa Red Diamonds Ladies, JEF United Chiba Ladies o Albirex Niigata Ladies, la mayoría son clubes de fútbol únicamente femeninos. Uno de ellos es el Tepco Mareeze de la ciudad de Nahara, situada en el distrito de Futaba en la prefactura de Fukushima.

partido que enfrentó al Tepco Mareeze con el Okayama Yunogo con gol de Aya Sameshima


BARRAS BRAVAS: POLÍTICA Y PODER EN LAS GRADAS ARGENTINAS. EL CASO DE RIVER PLATE (IV)

julio 14, 2011

El escándalo derivado del viaje de los barristas al Mundial sudafricano provocó que el kirchnerismo tratara de desvinculase públicamente de los hinchas radicales. Las HUA quedaron relegadas a un segundo plano cuando la administración empezó a negociar únicamente con las barras de Boca y River. Todo ello comportó que los integrantes de las HUA, formadas por más de 43 hinchadas radicales, cercarán nuevas alianzas.

propaganda electoral de Nárvaez junto a Mónica López

DE KIRCHNER A DE NARVÁEZ: UNA HISTORIA DE INTERESES

Un nuevo interlocutor salto a escena. Francisco De Narváez, diputado del Partido Justicialista por la demarcación de Buenos Aires y rival político de Cristina Kirchner.  El empresario optó por acercarse a los barristas para conseguir sus favores. Tras diversas reuniones entre interlocutores del empresario peronista y los dirigentes de las HUA estos últimos accedieron a movilizar a sus miembros en los actos políticos organizados por la candidatura de De Narváez en Buenos Aires, como el que este celebro en la partida bonaerense de La Matanza junto a Ricardo Alfonsín, a cambio de que este financiara sus actividades durante la Copa América. El acuerdo se cerró y la Unión Celeste y Blanco (UCB), el partido de De Narváez, se comprometió a pagar los costes de los desplazamientos de los hinchas, las entradas para los partidos y los elementos de animación para el partido inaugural del campeonato que enfrentó a Argentina con Bolívia. Cerca de 1.100 hinchas radicales asistieron al encuentro. Como contrapartida los aficionados radicales mostraron una pancarta de 50 x 30 metros con los colores albicelestes y la inscripción “De Narváez- Mónica López” (diputada provincial y vicepresidenta del Bloque Unión Celeste y Blanco que se postula como mano derecha de De Narváez en las próximas elecciones). Otros de los “trapos” que exhibieron mostraba la leyenda “Mayo fuiste, estamos en Julio”, una irónica referencia a su anterior interlocutor, el kirchnerista Marcelo Mallo. Según el periodista del diario Clarín Gustavo Grabia que destapó el acuerdo, los barristas recibieron un primer pago de 100.000 pesos.

hinchas mostrando una pancarta en favor de Narváez

EL “APRIETE” DE LAS BARRAS BRAVAS. CONNIVENCIA Y EXTORSIÓN

Comos hemos expuesto las relaciones entre la llamada dirigencia del fútbol argentino y los líderes barristas son algo común. Estas se extienden más allá del ámbito deportivo llegando, como hemos constatado, a la esfera política. Dichas vinculaciones no responden a las supuestas filiaciones ideológicas de las hinchadas radicales, un elemento inédito en el barrismo argentino, sino a la voluntad de estas de conseguir mayores cotas de poder y sumas de dinero. Este es el único objetivo de las barras bravas argentinas: controlar los accesos del estadio, dirigir la reventa de entradas, conseguir el máximo poder dentro de las directivas de los clubes o mantener su inmunidad ante la administración y las fuerzas del orden. Y todo ello para asegurarse un negocio del que se lucran sus líderes. El medio para conseguirlo es la intimidación, el denominado “apriete”, consistente en extorsionar o amendrentar a dirigentes, políticos, periodistas, árbitros, hinchas rivales e incluso jugadores, como sucedió durante el partido que supuso el descenso de River Plate. Durante el descanso del mismo ocho barras bravas, capitaneadas por los actuales capos Martín Araujo y Alex de Budge, se dirigieron al vestuario del árbitro para increparle y coaccionarlo diciéndole “Si no nos cobrás un penal, no salis vivo”. Sergio Pezzotta, el encargado de dirigir el encuentro pitó el penalti. Pavone, autor del primer gol de River, erró el lanzamiento. Se consumaba el descenso del club bonaerense tras 110 años de historia. El próximo año, en Nacional B, los “millonarios” lucharan para lograr el anhelado ascenso. La presión será máxima, el “apriete” asegurado.

barristas de las HUA exhibiendo su trapo


BARRAS BRAVAS: POLÍTICA Y PODER EN LAS GRADAS ARGENTINAS. EL CASO DE RIVER PLATE (III)

julio 9, 2011

Las relaciones entre las barras bravas y la clase dirigente argentina no son un fenómeno reciente. En anteriores entradas hemos constatado como desde finales de los años setanta se han ido estrechando los lazos que unen estos grupos de hinchas radicales con el poder. Su objetivo compartido, el mantener una posición de privilegio, ha propiciado que barristas y gobernantes hayan confluido en pro del interés mútuo. Este ha sido el caso también del denominado kirchnerismo, que no ha dudado en utilizar a las barras bravas en su beneficio.

la barra de Racing mostrando su apoyo a Kirchner

BARRISMO Y KIRCHNERISMO: LA HINCHADA JUSTICIALISTA

Los nexos entre violentos y dirigentes se han mantenido hasta la actualidad. Así, entre los barristas que han dado su apoyo al matrimonio  Kirchner se encuentran los de equipos como el Club Atlético Chicarita Júniors, el Club Atlético Bandfield, el Estudiantes de La Plata y el Club Atlético Independiente. Estos últimos en alguna ocasión llegaron a enarborar banderas con el lema “Cristina presidente” en la grada que ocupan en el estadio Libertadores de América. Pero quizás la que más se ha significado en este sentido sea la barra brava de Racing Club de Avellaneda, la Guardia Imperial, que durante años lució pancartas con el eslóganes como “Kirchner presidente” o “Kirchner 2007-2011”, no en balde el difunto Néstor Kirchner, ex líder del Partido Justicialista, fue un declarado hincha de dicho club.

El kirchernismo llegó a conseguir incluso que las barras de Boca y River cooperaran en una campaña contra el grupo mediático del periódico Clarín, enfrentado al Partido Justicialista. Durante el clásico disputado en 2009 mostraron banderas con consignas contra el diario con lemas como “Clarín: el fútbol es una pasión, no un curro”. El enfrentamiento entre el gobierno y el grupo multimedia estribaba en la nueva ley de medios que quería aprobar la administración para evitar que el fútbol televisado continuara siendo gratuito. Para presionar a Clarín se negoció con las barras bravas para que desplegaran banderas y repartieran folletos en las inmediaciones de los estadios con consignas contra el grupo mediático y a favor de la nueva ley. A cambio los barristas recibieron alrededor de 100.000 pesos. De hecho, Los Borrachos del Tablón ya habían mostrado sus afinidades por la esposa de Kirchner cuando mostraron una pancarta con el lema “Cristina= Evita = Perón”.

La Doce de Boca Juniors exhibiendo una pancarta contra Clarín

LBDT luciendo un eslogan similar en la Bombonera durante el clásico

HINCHADAS UNIDAS ARGENTINAS: LA INSTITUCIONALIZACIÓN DE LAS BARRAS BRAVAS

La presión ejercida por la oposición y el contexto económico desfavorable motivaron que los Kirchner buscaran nuevas alianzas que les permitieran continuar en el poder. Tras reunirse con sindicatos y piqueteros, el gobierno también lanzó sus redes sobre las barras bravas. A través de Marcelo Mallo, un peronista de perfil kirchnerista, creó la ONG Hinchadas Unidas Argentinas (HUA). El proyecto recoge la herencia de otra organización similar anterior, Nuevo Horizonte Para el Mundo, que pretendía integrar socialmente a los violentos y que en 2007 sufragó el viaje de dos decenas de hinchas de Independiente a la Copa América que se disputó en Venezuela, no en vano la mano derecha de Mallo en la ONG era Pablo Bebote Álvarez, capo de la barra del “Rojo” de Avellaneda, que también integra las HUA. El objetivo oficial del nuevo ente es erradicar la violencia de los estadios a través de minimizar a las barras bravas mediante trabajos sociales y de inserción laboral, pero en el fondo persigue encuadrar a los barristas políticamente para que aporten votos al peronismo.

el difunto Kirchner mostrando una camiseta de Racing Club

Pero la adhesión de las barras bravas al kirchnerismo ha sido simplemente por interés. A cambio de dinero y financiación los hinchas aportan su poder de convocatoria e intimidación y exhiben banderones en las gradas con lemas como “Kirchner Vuelve” que emulan a las pintadas del peronismo de los años sesenta. El entente fue rápido y las barras de diversos clubes se han puesto al servicio del poder. Sus integrantes han trabajado activamente durante la campaña electoral a la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner. El acuerdo, negado por el subsecretario de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, Pablo Paladino, consiste en que los hinchas radicales trabajen en los operativos de seguridad de los actos electorales y no generen altercados en las gradas. A cambio, 280 de ellos tuvieron pagado el desplazamiento y la estancia en el Mundial disputado en Sudáfrica en 2010. Entre los que se adherieron a las HUA se encuentran las barras de Independiente, Vélez Sarsfield, Racing Club, Rosario Central, Argentinos Júniors, Chacarita, Gimnasia y Esgrima, Colón, Godoy Cruz, Huracán, Lanús y Tigre.

Pancarta de las HUA con la consigna KV (Kirchner Vuelve)


BARRAS BRAVAS: POLÍTICA Y PODER EN LAS GRADAS ARGENTINAS. EL CASO DE RIVER PLATE (II)

julio 3, 2011

Los altercados ocurridos tras la derrota de River en el estadio Monumental que supusieron su descenso pusieron de nuevo en el primer plano de la actualidad a la barra del club bonaerense, cuyos miembros protagonizaron graves incidentes, tanto en el partido de ida como en el de vuelta. Tras conocer como se crearon los Borrachos del Tablón y cual es su modus operandi dentro del club, a continuación exponemos que tipo de vinculación relaciona a la barra con la llamada dirigencia política.

Raúl Alfonsín cediendo la presidencia argentina a Carlos Menem

INMUNIDAD Y PREBENDAS: LA POLÍTICA DEL TABLÓN

Contrariamente a lo que sucede en Europa, donde los grupos radicales mantienen cierto pósito pseudoideològico, en el fútbol argentino la política no es un elemento característico de las barras bravas. Más allá del contexto europeo, donde conviven grupos antagónicos de extrema derecha y extrema izquierda junto a otros colectivos de animación no politizados, en Argentina los barristas a pesar de no asumir dichos planteamientos si que mantienen vínculos con el poder político. La suya es una relación de intereses. Se asocian con la clase dirigente, tanto futbolística como política, únicamente para conseguir inmunidad y prebendas. A cambio, las barras bravas se convierten en la fuerza de choque del cacique, funcionario o candidato de turno. Esta es la política del tablón.

Los barristas siempre han mantenido vínculos con la política, tanto con el justicialismo de Menem y Kirchner como con el radicalismo identificado con Alfonsín. Su relación se basa en el clientelismo transversal, ya que atañe a todas las hinchadas radicales del país y a todas las opciones políticas y sindicales. No hay un móvil ideológico que explique sus actuaciones, su única motivación es el dinero.

hinchada de Quilmes mostrando su apoyo a Cristina Kirchner

DEL MUNDIAL 78 AL POPULISMO DEMOCRÁTICO: UNA HISTORIA DE VIOLENCIA

El golpe de Estado que protagonizó en 1976 la autodenominada Junta Militar que sirvió para derrocar al gobierno presidido por Maria Estela Martínez de Perón, popularmente conocida como Isabelita, permitió los primeros contactos entre las barras bravas y los militares en el poder. Durante esos años la barra de Quilmes Atlético Club, liderada por Carlos Alberto de Godoy, apodado El Negro Thompson, fue la que cooperó con mayor empeño con los “milicos”. De hecho los barristas cerveceros, nombre con el que se denomina a la hinchada de Quilmes, dieron cobertura al aparato represivo de la dictadura. Incluso se llegó a organizar un grupo de barristas para que acudieran al Mundial’82 y acallar las posibles manifestaciones de los exiliados opositores al régimen militar. El estallido de la Guerra de las Malvinas el 2 de abril de 1982 frustró finalmente su desplazamiento.

La derrota inflingida por las tropas británicas precipitó la caída de la Junta militar de gobierno que en 1983 convocó unas elecciones que se saldaron con la victoria de la Unión Cívica Radical de Raúl Alfonsín. Se iniciaba así un periodo de pacto democrático en la que las barras bravas también jugaron su papel, ejerciendo como fuerzas de choque de los diversos candidatos, realizando pintadas durante la campaña electoral e intimidando a los adversarios. Durante la presidencia de Alfonsín el barrismo acrecentó sus vínculos con el poder. Entre sus partidarios se encontraban los integrantes de la barra de Argentinos Juniors. Fue la época en que La Doce, la conocida barra de Boca Juniors, movilizó a sus miembros a favor del llamado Tercer Movimiento Histórico que pretendía regenerar el peronismo de corte más populista bajo el amparo del diputado radical Carlos Bello, amigo íntimo de José Barritta El Abuelo, líder por aquel entonces de La Doce. También las barras del Club Social y Deportivo Defensa y Justícia de la provincia de Buenos Aires y de Rosario Central tomaron partido por el peronismo.

soldados británicos en Port Stanley (Islas Malvinas), junio de 1982

Pero fue en la década de los noventa, coincidiendo con la eclosión del fútbol como negocio- espectáculo, cuando las barras bravas aumentaron aún más su incidencia social, tanto en las gradas como en los despachos. Decenas de hinchas obtuvieron un empleo en dependencias estatales mientras otros accedieron a cargos sindicales. Habían entendido que el poder otorgaba impunidad. Poco importaba quién gobernaba el país. Durante años se convirtieron en los más fieles alfonsinistas, ultramenemistas, delarruaistas, duhaldistas o kirchneristas. Todo valía para mantener su modo de vida.