AYA SAMESHIMA: EL FÚTBOL COMO METÁFORA DE JAPÓN TRAS EL TERREMOTO (I)

El pasado 18 de julio las jugadoras de la selección japonesa de fútbol femenino, popularmente conocidas en su país como las Nadeshiko Japan, se proclamaron campeonas del mundo tras derrotar, contra pronóstico, a los Estados Unidos en la tanda de penalties. Con el país aún recuperándose del terremoto y el tsunami que sufrió en marzo de 2011, el triunfo de las futbolistas niponas supuso un estallido de júbilo inesperado para una población que aún se recupera de dichos desastres. En la alineación del equipo titular del combinado nipón en la final del Mundial celebrado en Alemania figuraba Aya Sameshima, la defensa nacida en Utsunomiya que lucía el número 15 y no se perdió ningún partido del campeonato. Una futbolista que compaginó los entrenamientos con su equipo, el Tepco Mareeze, con su trabajo en la central nuclear de Fukushima.

las Nadeshiko Japan celebrando la consecución del título mundial

LA POPULARIZACIÓN DEL FÚTBOL A RAÍZ DEL MUNDIAL FEMENINO

El éxito de la selección femenina de fútbol ha ayudado a popularizar este deporte en Japón. El triunfo de las Nadeshiko se unió al buen papel de sus homólogos masculinos, los llamados Samurai Blue, en el Mundial de Sudáfrica con el jugador del CSKA de Moscú Keisuke Honda como máxima figura. El ascenso del fútbol en Japón se ha visto también favorecido por los problemas que ha sufrido la liga de beisbol, enredada en el debate por disputar partidos diurnos ante la petición del gobierno por ahorrar energía, y los escándalos que ha vivido el sumo, el deporte de contacto de tradición milenaria, con casos de combates amañados, drogas y violencia, como la pelea protagonizada en un club nocturno por el ex campeón nacional Asashoryu.

Hasta la victoria de las nadeshiko en la final los mayores éxitos del deporte femenino japonés los habían protagonizado las judokas o las jugadoras de deportes minoritarios como el softbol. El triunfo de las jugadoras dirigidas por el técnico Norio Sasaki ha conseguido captar la atención del público nipón, deseoso de olvidarse de las reconstrucciones, las réplicas del terremoto y la alarma nuclear suscitada tras el tsunami. La final, retransmitida en directo a las 6:20 de la mañana por la cadena estatal de televisión NHK, congregó a miles de aficionados en bares y locales para seguir las evoluciones del partido. Tras alzarse con el campeonato el centro de Tokyo fue escenario de la espontánea celebración. Jóvenes ataviados con la camiseta azul de la selección se concentraron en las calles de Shibuya al grito de “Nippon! Nippon!”.

celebración del título en las calles de Tokyo por parte de los aficionados

LOS CONTRASTES DEL FÚTBOL FEMENINO JAPONÉS: NADESHIKO Vs L-1 LEAGUE

El título mundialista alcanzado por el combinado nacional ha permitido visualizar el impacto del fútbol femenino en Japón, un país que sólo cuenta con 25.000 féminas con licencia federativa. El seguimiento del mismo por parte de los aficionados ha sido ambivalente, pasando del apasionado interés durante la celebración de la Copa del Mundo a la indiferencia que ha sufrido el campeonato de liga, la denominada L-1 League, de carácter semiprofesional. Instaurada en 1989, la liga femenina japonesa contó inicialmente con ocho equipos, aunque posteriormente aumentó su número a diez clubes, hasta que en el año 2004 se concretó el nuevo sistema de competición dividido en dos categorías: primera y segunda división, esta última a su vez subdivida en dos conferencias de seis equipos, este y oeste.Posteriormente pasó a denominarse Plenus Nadeshiko League en honor a su patrocinador. A pesar de que algunos de los clubes participantes forman parte de equipos que juegan en la J-League masculina, como Urawa Red Diamonds Ladies, JEF United Chiba Ladies o Albirex Niigata Ladies, la mayoría son clubes de fútbol únicamente femeninos. Uno de ellos es el Tepco Mareeze de la ciudad de Nahara, situada en el distrito de Futaba en la prefactura de Fukushima.

partido que enfrentó al Tepco Mareeze con el Okayama Yunogo con gol de Aya Sameshima

Los comentarios están cerrados.