EL FÚTBOL COMO ELEMENTO MOVILIZADOR EN LAS REVUELTAS ANTIGUBERNAMENTALES DE ORIENTE MEDIO: BAHRÉIN (VI)

abril 25, 2011

Tras analizar la intervención de los ultras en la eclosión de las protestas en diversos países de Oriente Medio en la presente entrada vamos a referirnos a las implicaciones de las mismas en Bahréin. El efecto contagio de las revueltas iniciadas en Egipto y Túnez se ha extendido a otros estados del Golfo Pérsico como Yemen o Bahréin.

PROTESTAS Y REPRESIÓN EN EL REINO DE BAHRÉIN

Desde mediados de febrero se han sucedido los actos críticos contra los respectivos regímenes. En Bahréin el epicentro de los mismos ha sido la plaza Lulu de la ciudad de Manama (Lulu significa perla en lengua árabe), donde miles de manifestantes, la mayoría chiíes, se han concentrado de forma pacífica para reclamar reformas políticas. La monarquía hereditaria de la familia Khalifa, encabezada por el segundo emir y primer rey de Bahréin, Hamad bin Isa al-Jalifa, optó por reprimir la protestas con dureza. Desde el inicio de las manifestaciones más de una docena de bahreiníes han muerto a manos de la policía y el ejército.

manifestantes protestando en la Plaza Lulu de Manama

Los graves disturbios, inéditos en la historia reciente del país, provocaron incluso la suspensión del Gran Premio de Fórmula 1 que tenía que disputarse el pasado 13 de marzo en el Circuito Internacional de Sakhir de Manama y la movilización de tropas de una coalición de países del golfo Pérsico, lideradas por Arabia Saudí, para mantener la seguridad. Los centenares de manifestantes que empezaron a congregarse en la Plaza Lulu en febrero se han convirtido en cerca de 100.000 a finales de marzo.

el máximo administrador de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone departiendo con el monarca de Bahréin

FORMULA 1 Y FÚTBOL, LOS DEPORTES DE MASAS

Desde el año 2004 el país acoge el Gran Premio de Bahréin, prueba puntuable del circuito internacional de Fórmula 1. El mismo de ha disputado ininterrumpidamente hasta este año en que las protestas populares motivaron su cancelación. Este ha sido un hecho inédito en la Fórmula 1 ya que nunca antes se tuvo que suspender un Gran Premio por razones políticas. Junto a la pasión por las competiciones automovilísticas, compartida por muchos países de su entorno, el otro deporte con mayor seguimiento en Bahréin es el fútbol.

La Bahraini Premier League, la máxima competición futbolística del país, se disputa desde 1957. Diez son los clubes que se disputan la hegemonía del fútbol bahreinés aunque sin duda el más laureado sea el Muharraq Club, creado en 1928 de la isla de Al Muharraq. El lobo rojo, como se denomina al club por sus colores, ha obtenido 31 campeonatos de liga, 26 copas del Rey de Bahréin, 2 copas de Bahréin y 4 copas del Príncipe de la Corona de Bahréin, aunque su mayor éxito fue la consecución de la Liga de Campeones de la Asian Football Confederation en 2008. Otros clubes destacados del país son el Bahrain Riffa Club, el Bahrain Club y el Al- Ahli Club.

Al’a Hubail, delantero de la selección de Bahréin expulsado de la misma por participar en actos contra el regimen

COMPROMISO Y EXCLUSIÓN: LOS HERMANOS HUBAIL

Precisamente uno de los jugadores de este último equipo, el delantero Al’a Hubail fue expulsado de la selección nacional después de que las autoridades constataran su participación en las protestas antimonárquicas. Hubail es una leyenda del fútbol bahreinés al ser el primer y único jugador del país en conseguir la Bota de oro como máximo goleador de la Copa de Asia disputada en Beijing en 2004. Al’a Hubail marcó cinco goles y compartió el galardón con el delantero iraní Ali Karimi. Al’a, junto a su hermano mayor Mohamed, condujo a la selección hasta las semifinales de dicha competición aunque Bahréin fue eliminada tras perder ante Japón por 3 a 4.

Hubail, popularmente conocido como Golden Boy, disputó 68 partidos y marcó 24 tantos con su selección. Pero este cúmulo de méritos pareció no ser suficiente para la Asociación de Fútbol de Bahréin que le apartó del combinado nacional después de que fuera reconocido entre la multitud que protestaba contra la familia real durante una retransmisión televisiva. La Televisión nacional enfocó a los hermanos Hubail y se refirió a ellos como “hienas callejeras que avergüenzan a los deportistas del país”.  El 5 de abril Al’a Hubail fue detenido junto a su hermano Mohamed por la policía mientras entrenaban en las instalaciones del Al- Ahly. Paradojicamente, Al’a Hubail, paramédico en técnicas médicas de emergencia se encontraba en dicha manifestación en calidad de enfermero voluntario. A pesar de ello, fue encarcelado, y posteriormente expulsado del club.

la selección de Bahréin en formación escuchando el himno nacional

La Asociación de Fútbol de Bahréin también se sumó a las sanciones contra los hermanos Hubail, a los que suspendió aduciendo “mala conducta e incumplimiento de las normas y reglamentos de los clubes deportivos de no involucrarse en asuntos políticos”.

Lejos de ser un caso aislado, las represalias del régimen bahreinés se han extendido a más de dos centenares de deportistas del país que han sido suspendidos de forma indefinida por participar en las protestas bajo la acusación de “apoyar la revolución popular”. Entre los arrestados, a los que se les ha negado participar en cualquier competición internacional, se encuentran jugadores de baloncesto, balonmano y voleibol que han sido internacionales por Bahréin. También hay árbitros como Jaffar Alkhabaz, que ha dirigido competiciones FIFA y otros futbolistas como el defensa internacional Mohammed Sayed Adnan que juega en el Al-Khor Sports Club de Quatar.

Anuncios

¿OKUPAS NEONAZIS?: WEITLINGSTRASSE 122. EL CASO ALEMÁN (II)

abril 17, 2011

Berlín este se convirtió en el referente del neonazismo alemán desde inicios de los años ochenta. Tras la reunificiación a raíz de la caída del muro, las bandas neonazis proliferaron en la antigua Alemania oriental. Su expansión respondió a diversos factores aunque sin duda la labor de proselitismo llevada a cabo por grupos pioneros como Nationale Alternative resultó fundamental.

NATIONALE ALTERNATIVE: UN REFERENTE NEONAZI GERMANO-ORIENTAL

Los orígenes del grupo se remontan a los años ochenta cuando decenas de cabezas rapadas neonazis del llamado Liechtenberger Front crearon el “Bewegung 30 Januar” (Movimiento 30 de enero), precedente de Nationale Alternative (NA). La nueva organización pronto se erigió en el máximo exponente del neonazismo en Berlín oriental, llegando a establecer contactos con organizaciones similares como el Gesinnungsgemeinschaft der Neuen Front (GdNF), o Espíritu Comunitario del Nuevo Frente, creado en 1984 por Michael Kühnen, Christian Worch y Thomas Brehl.

Kühnen en el centro de la imagen durante un homenaje a Rudolf Hess

Durante el segundo semestre de 1990, tras la repercusión obtenida después del desalojo de Weitlingstrasse 122, NA llegó a contar con cerca de 600 miembros y una sección femenina propia, Deutschen Frauenfront (Frente de Mujeres Alemán). Algunos de sus integrantes más activos fueron jóvenes neonazis como Ingo Hasselbach, Frank Lutz, Oliver Schweigert, Wendt Bendix, André Riechert o Heiko Baumert. Su intenso activismo favoreció la implantación de la organización en localidades como Dresden, Cottbus, Bitterfeld, Königs Wusterhausen, Rostock o Hamburgo. Precisamente en esta última localidad el grupo llegó a promover incluso un partido político, la Nationale Liste (NL) o Lista Nacional, de escasa incidencia electoral. También en Berlín presentó un candidato en los comicios celebrados en diciembre de 1990 para elegir a los miembros de la Cámara de Representates.

A finales de ese mismo año, tras diversos conflictos internos Nationale Alternative se descompuso tras romper relaciones con el GdNF a raíz de que trascendiera públicamente la homosexualidad de uno de sus dirigentes, Michael Kühnen, quién moriría en abril de 1991 víctima del SIDA. Fue entonces cuando parte de su militancia decidió integrarse en Deutsche Alternative (DA), Alternativa Alemana, mientras otros participaron en la formación de grupos similares como Freundeskreis Revolutionärer Volkssozialisten (Amigos de la Revolución Popular Socialista) o Kameradschaft Sozialrevolutionärer Nationalisten (Hermandad de Nacionalistas Socialrevolucionarios).

cartel de una movilización antifascista contra el Cafe Germania

LICHTENBERG COMO BASTIÓN DEL MOVIMIENTO ‘AUTÓNOMO NACIONAL’

El hecho que los miembros de Nationale Alternative decidieran ocupar un edificio en el barrio berlinés de Lichtenberg no fue algo arbitrario. Dicho distrito fue conocido durante los años noventa por ser el escenario de diversas agresiones protagonizadas por militantes neonazis. A finales de la década Lichtenberg se convirtió en el epicentro de la actividad de estos grupos. Su punto de encuentro fue el llamado Café Germania que cerró sus puertas en el año 2006 tras diversas protestas de grupos antifascistas. A pesar de ello, con anterioridad se había creado la Kameradschaft Germania, Hermandad Germania, que convocó diversas movilizaciones en Lichtenberg, como la marcha neonazi que se desarrolló el 12 de mayo de 2001. Incluso la sección local del Nationaldemokratische Partei Deutschlands (NPD), Partido Nacional Demócrata de Alemania, del distrito Lichtenger- Hohenschönhausen fue una de las más numerosas del país. Dicha coyuntura permitió la gestación y expansión de los llamados “nacionalistas autónomos”, un movimiento político neonazi en auge que pretende dejar atrás los estereotipos precedentes para mostrar una imagen renovada y actual.

iconografia de los llamados “nacionalistas autónomos”


¿OKUPAS NEONAZIS?: WEITLINGSTRASSE 122. EL CASO ALEMÁN (I)

abril 12, 2011

Habitualmente el denominado movimiento por la okupación, entendido como aquel consistente en vivir o usar edificios sin el consentimiento de sus propietarios, se asocia con grupos que se identifican, tácita o explícitamente, con ideas revolucionarias o “autónomas” próximas a la extrema izquierda o el anarquismo. Una vinculación que resulta, como constataremos a continuación, errónea. Si bien es cierto que en el Estado español dicha asociación es, hoy por hoy, correcta en otros países europeos el fenómeno okupa ha manifestado características más diversas y complejas que lo alejan del estereotipo difundido por los medios de comunicación.

una de las primeras manifestaciones por la okupación celebradas en Berlín

ORÍGENES DEL MOVIMIENTO OKUPA EN ALEMANIA

Hemos de remontarnos a principios de la década de los setenta para encontrar los orígenes del movimiento okupa alemán. Los pioneros de las okupaciones políticas en el país germano surgieron de los círculos estudiantiles radicales. Dos fueron los grupos predominantes: K-Kruppen (leninistas) y Sponti (antiautoritarios). Hamburgo y Frankfurt, ciudades dominadas por aquel entonces por el Partido Socialdemócrata (SPD), se convirtieron en los epicentros del naciente movimiento okupa. Tras el desalojo de los primeros edificios, no fue hasta 1979 cuando el fenómeno se reactivó entendiendo la okupación como una estrategia de vivienda alternativa. Ello coincidió con la radicalización de un sector que asumió postulados anticapitalistas extremos dando origen a los autodenominados “autónomos”. El auge definitivo del movimiento okupa tuvo lugar en Berlín durante el bienio 1979-1980. Este mantuvo una dinámica fluctuante hasta la concreción de una segunda etapa expansiva ocurrida en 1989 caracterizada por la coyuntura social derivada del colapso del régimen comunista germano-oriental liderado por Erich Honecker.

calle de Lichtenberg que albergó las primeras ockupas neonazis

LAS OKUPACIONES ‘NEGRAS’: EL MITO DE WEITLINGSTRASSE 122

Fue durante esta segunda oleada de okupaciones, focalizada en Berlín y Postdam, cuando se gestó un fenómeno inédito convergente en el tiempo con el auge del neonazismo en la República Democrática Alemana (DDR). El 18 de febrero de 1990 diversos militantes de Nationale Alternative (NA) ocuparon dos edificios situados en los números 120 y 122 de la calle Weitlingstrasse del barrio de Lichtenberg, situado al este de la capital, que hacían esquina con la calle Lückstrasse. Era la primera vez que un grupo neonazi ocupaba un edificio de propiedad privada con fines políticos. A partir de entonces, Weitlingstrasse 122 se convirtió en el epicentro del activismo neonazi en Berlín este. Nationale Alternative estableció allí su cuartel general y utilizó el edificio para impartir cursos de formación ideológica a sus militantes.

Tras diversas manifestaciones de colectivos antifascistas que se oponían a su presencia en Lichtenberg, finalmente el 27 de abril de ese mismo año, tan sólo dos mesos después de ser ocupado, el edificio fue desalojado por la policía. Durante la intervención las fuerzas del orden requisaron diversas armas, cócteles molotov y abundante material propagandístico. Todos los dirigentes del grupo que se encontraban en el inmueble fueron detenidos y cerca de un centenar de sus militantes evacuados. Las viviendas finalmente quedaron inhabitables tras sufrir un incendio provocado.


LIUBERTSY: JUVENTUD, PERESTROIKA Y DEPORTE EN LA UNIÓN SOVIÉTICA (V)

abril 3, 2011

Las diversas etapas evolutivas del estilo ‘liubero’, que comprenden su eclosión inicial (1975- 1984) y su expansión y posterior declive (1985- 1990), nos permiten recorrer una historia paralela a la que supuso el fin de la Unión Soviética. La coyuntura social incidió en la transformación del estilo y lo abocó a desaparecer. En su desarrollo destacó un episodio poco conocido, como fue la participación de diversos ‘liubero’ en la guerra de Afganistán.

soldados soviéticos entrando en territorio afgano (1979)

MOVILIZACIÓN, GLORIA Y OLVIDO: AFGANISTÁN COMO EPÍLOGO

El golpe militar perpetrado por un grupo de oficiales en 1978 estableció un régimen comunista en Afganistán. Las reformas sociales introducidas por el gobierno presidido por el primer ministro Nur Mohammad Taraki, como la laicidad del estado, la reforma agraria, la expropiación de los bienes de la familia real, la igualdad de derechos de las mujeres o el establecimiento de un salario mínimo toparon con la resistencia de una población anclada en la tradición y la fe islámica. Estos sectores conservadores concretaron un frente antigubernamental opositor que contó con una guerrilla propia, los llamados “mujaidines” (término persa que designa a los “guerreros islámicos”). Las luchas fratricidas por el poder entre las diversas facciones del Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA), representadas por los radicales del ‘Jalq’ y los moderados ‘Parcham’, y su inoperancia para hacer frente a los “mujaidines” precipitaron la intervención de la URSS en 1979. Una actuación que formó parte de la política estratégica de expansionismo internacional llevada a cabo por la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

El conflicto movilizó a más de 100.000 soldados soviéticos. Como apunta el historiador Xavier Casals en su tesis doctoral, entre los militares enviados a Afganistán destacaron 250 jóvenes originarios de Liubertsy. El contingente ‘liuberi’ no tuvo ninguna baja en combate y 25 de sus integrantes fueron condecorados por su valor. Otras fuentes cifran las bajas de jóvenes ‘liuberi’ en Afganistán en un 2,4 % del total de combatientes.

‘mujaidines’ afganos exhibiendo sus fúsiles kalashnikov de fabricación soviética

La desmoralización del ejército soviético provocada por la imposibilidad de derrotar a la guerrilla ‘mujaidin’, armada por Estados Unidos, unida al proceso de reestructuración del régimen soviético iniciado por Mijaíl Gorbachov motivó que a inicios de 1989 las tropas soviéticas se retiraran definitivamente de Afganistán. En su retorno los ‘liuberi’se toparon con una sociedad inmersa en un proceso de profunda transformación a raíz del desmoronamiento de la economía y de la desmembración territorial que comportó la disolución de la URSS en 1991 y la creación de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Las consecuencias del conflicto bélico no acabaron con la retirada de las tropas de Afganistán.

‘DETOCHINES’: LOS JUSTICIEROS INADAPTADOS

La mayoría de los veteranos de guerra encontraron grandes dificultades para readaptarse a la sociedad. Víctimas del desencanto tras la derrota, muchos de ellos acusaron el llamado “trauma afgano”, un trastorno similar al que padecieron los soldados norteamericanos tras la guerra de Vietnam. Agrupados en bandas, actuaron a modo de “justicieros” intentando imponer el orden “donde no llegaba la policía”. El fenómeno de los “justicieros privados” se extendió por todo el país, en localidades como Dniepropetrovsk, Paskov, Novosibirsk o Moscú. “Queremos ser útiles a nuestro país, pero ¿qué tenemos que hacer para que nos comprendan? Odiamos al imperialismo y estamos dispuestos a defender nuestra patria hasta la última gota de nuestra sangre” manifestaba un ex combatiente de la guerra afgano- soviética. Estos veteranos crearon grupos de acción que se reunían en clubes clandestinos donde perfeccionaban su experiencia deportivo- militar practicando artes marciales (como karate, sambo o judo) y defensa personal.  La prensa oficial les denominó “detochines”, en referencia al protagonista del film ‘Beregis avtomobilya’ (Atención: paso de automóviles) dirigido en 1966 por Eldar Ryasanov, Detochin, un empleado de seguros que se dedica a robar los coches de aquellas personas que se enriquecían mediante métodos fraudulentos.

blindados soviéticos retirándose de suelo afgano (1989)

DE ESTILO A MODO DE VIDA: ‘LIUBERO’ Y MAFIA RUSA

Estas bandas de justicieros actuaron bajo nombres como “Ley y orden” o “Iks”. Inicialmente se crearon para auxiliar a las familías de los militares caídos en Afganistán, pero posteriormente asumieron otro tipo de tareas. En su cruzada por “restablecer el orden” ejercieron como fuerzas parapoliciales en barrios marginales propinando palizas a estafadores, funcionarios corruptos, drogadictos, narcotraficantes o estraperlistas.

Los integrantes de estos grupos, entre los que se encontraban diversos ‘liubero’, pronto fueron reclutados por las primeras organizaciones criminales gestadas en el país tras el derrumbamiento del régimen soviético. Sus capacidades intimidatorias fueron muy apreciadas por pandilleros y mafiosos que les encuadraron en bandas como la ‘Orekhovskaya gang’ moscovita liderada por Sergei Timofeyev. Así, los ‘liubero’ pasaron de agredir a “no formales” y matar “mujaidines” a amedrentar y extorsionar a empresarios. Los riesgos del mundo del hampa si que hicieron mella en los ‘liubero’. Las bajas por participar en actividades criminales, como chantajes, tiroteos y secuestros, superaron con creces las sufridas en la guerra afgano- soviética.