OCUPACIONES NO CONFORMES EN ESPAÑA. UN INTENTO DE EQUIPARACIÓN A EUROPA

enero 21, 2012

Tras nuestras anteriores entradas ¿Okupas neofascistas?: Casa Pound. El caso Italiano (I) y (II) donde abordábamos el fenómeno de las ocupaciones no conformes, también llamadas negras, vinculadas a organizaciones neofascistas como la autodenominada Casa Pound en Italia, en el presente post nos proponemos analizar los intentos de trasladar dicha experiencia a territorio estatal. Todo ello a raíz de la publicitación de la inauguración del denominado Centro Social Militia en Barcelona, programado para el pasado 15 de enero.

logotipo del Centro Social Militia de Barcelona

CENTRO SOCIAL MILITIA: ¿RENOVACIÓN O ATROFIA?

Los intentos de renovación de la extrema derecha española se han sucedido desde la década de los años setenta. Más allá de la estrategia de la tensión y el escuadrismo callejero que caracterizó los primeros años de la Transición, protagonizado mayoritariamente por grupos y colectivos juveniles proclives a la acción directa, la ultraderecha española ha procurado transformar su imagen y discurso para adaptarlos a los nuevos tiempos. Tras experimentos de éxito relativo, como la adopción de los planteamientos nacional-revolucionarios en los años noventa, lo cierto es que la voluntad de renovar su mensaje y homologarlo a nivel europeo se ha perpetuado. Con el objetivo de ampliar su base social y desvincularse de la nostalgia tardofranquista, algunos colectivos han optado por redefinir su estrategia y su mensaje.

lema de los grupos renovadores de la extrema derecha europea

Este es el objetivo que persiguen los promotores del Centro Social Militia, conseguir calar entre la juventud con un discurso renovado, actualizado al siglo XXI, que prima aspectos como el ecologismo, el derecho a una vivienda digna, la  promoción del deporte, el rechazo a la experimentación con animales, la antiglobalización o la defensa identitaria. Nada nuevo con respecto a las posiciones de grupos como los autodenominados “sociales-nacionales” alemanes que desde inicios de la década pregonan doctrinas similares.

adhesivo de uno de los colectivos social nacionales alemanes, nótese la similitud estética con respecto a la iconografía de grupos antagónicos de extrema izquierda

En este sentido el Centro Social Militia sería el primer intento en el Estado de trasladar el modelo de las llamadas ocupaciones no conformes italianas. Más allá de si el nuevo “centro alternativo” es un edificio ocupado o si los miembros del colectivo pagan un alquiler a los propietarios del inmueble, lo cierto es que se trata de una experiencia pionera. Su inauguración, efectuada oficial y públicamente o privada, supone por si sola un hito para la extrema derecha local. Más allá de ello, como apunta en su blog el historiador Xavier Casals, la apertura del centro en una ubicación indeterminada de la capital catalana (del cual se barajan emplazamientos en barrios como Poble Nou, Collblanc o l’Eixample),  evidenciaría un cambio de tendencia en el seno de la ultraderecha española con Barcelona tomando el relevo de Madrid como centro de dicho imaginario y con la capital del Estado constituyendo su periferia política.

reportaje de la cadena francesa M6 sobre Casa Pound

Anuncios

¿OKUPAS NEOFASCISTAS?: CASA POUND. EL CASO ITALIANO (I)

enero 4, 2012

Retomando el tema de las ocupaciones de edificios por parte de grupos de extrema derecha, tratado en una de nuestras anteriores entradas en referencia a las ocupaciones neonazis en Alemania, en esta ocasión abordamos el caso italiano tras los sucesos acontecidos el pasado mes de diciembre en Florencia cuando Gianluca Casseri, un extremista de derechas, asesinó a plena luz del día a dos vendedores ambulantes sengaleses. El crimen situó de nuevo el debate alrededor de la existencia de la denominada “destra radical” (derecha radical) que se aleja del parlamentarismo de los partidos ultraderechistas tradicionales italianos.

Gianluca Cassieri el homicida de Florencia en una concentración neofascista

EL MSI COMO REFERENTE: DE LA ESTRATEGIA DEL INSERIMENTO AL PROCESO DE HISTORIZACIÓN

Desde la estrategia del inserimento practicada por el Movimento Sociale Italiano (MSI) de Augusto De Marsanich en los años cincuenta, que favoreció su incorporación al sistema democrático dada la adopción de un discurso más moderado que provocó la ampliación de su electorado potencial, la extrema derecha italiana abandonó la marginalidad y consiguió su espacio político propio. Tres décadas más tarde, después de la tentativa de Giorgio Almirante para renovar el mensaje y la iconografia del MSI, el fascismo fue sometido a un proceso de historización que comportó su despotenciación ideológica y lo presentó a la sociedad como una simple etapa histórica superada.

No fue hasta los años noventa cuando de la mano de Gianfranco Fini, sustituto de Pino Rauti al frente del partido, el MSI evolucionó hacía un potsfascismo de derecha populista. Una transformación que fue evidente incluso en el nombre del partido que pasó a llamarse Alleanza Nazionale (AN).

logotipos del Movimento Sociale Italiano y Alleanza Nazionale

MODERNIZACIÓN Y RADICALIZACIÓN

Este giro hacía el parlamentarismo provocó la fragmentación de la derecha italiana heredera del fascismo. Surgieron entonces diversos grupos y organizaciones que se reclamaron las veritables sucesoras del legado de Mussolini. Entre estas destacaron partidos como Fiamma Tricolore, Fronte Soziale Nazionale, Forza Nuova o Azione Soziale la organización encabezada por Alessandra Mussolini, la nieta del Duce.

De este conjunto de agrupaciones del espectro neofascista surgieron los militantes de la derecha radical pioneros en la ocupación de edificios. Una experiencia que normalmente se asocia con grupos de extrema izquierda pero que en países como Italia o Alemania han practicado las respectivas organizaciones neofascistas y neonazis.

manifestantes de Fiamma Tricolore exhibiendo su anticomunismo

BARTOLO. LA EXPERIENCIA PIONERA DE LAS OCUPACIONES NEGRAS

En el caso italiano las primeras ocupaciones de edificios para convertirlos en centros sociales de activismo político se dieron en Roma. A finales de 1990 miembros del Fronte della Gioventú (FdG), las juventudes del MSI, ocuparon una antiga escuela situada en la calle Bartolucci del barrio de Monteverde (el distrito donde un joven Gianfranco Fini inició su carrera política). Bartolo, el centro ocupado que tomó su nombre de la via donde se encontraba, se convirtió en un referente para la juventud romana neofascista. Después de diversas experiencias similares, el año 2002 jóvenes de extrema derecha ocuparon una casa abandonada en Roma, Casa Montag, que fue la primera ONC, Occupazione Non Conforme, la marca que utilitzó la derecha radical para referirse a sus centros sociales ocupados, las llamadas “ocupaciones negras”.

una de las primeras ocupaciones negras. Casa Montag