HUGO CHÁVEZ. EL LEGADO BOLIVARIANO DEL FÚTBOL (III)

La devoción del ex mandatario venezolano por el béisbol quedó patente en su deseo por convertirse en jugador profesional. En su familia el seguimiento por dicho deporte era extensivo a casi la totalidad de sus hermanos. Sólo uno se decantó por el balompié, Adelis Chávez, el hermano menor de Hugo. A continuación ahondaremos en su figura, miembro del comité organizador de la Copa América y máximo dirigente del club de fútbol de la localidad natal de la familia Chávez, el Zamora FC de Barinas.

adelis

El menor de los Chávez, Adelis, posando ante el escudo del Zamora FC

ZAMORA FC, EL FEUDO CHAVISTA DEL BALOMPIÉ VENEZOLANO

La relación de Chávez con el fútbol, más allá de los triunfos de la selección que aumentaron su interés por él, tiene más que ver con su familia. El Chávez más apasionado por el fútbol es, sin lugar a dudas el citado Adelis, presidente del Zamora FC y confeso fan de Diego Armando Maradona. Fue en el año 2006 cuando el hermano menor del dirigente bolivariano, que ocupó la vicepresidencia ejecutiva del Comité Organizador de la Copa América el 2007, decidió ocupar la presidencia del club de su tierra. A diferencia de sus hermanos, más interesados en el béisbol, Adelis siempre mostró gran afición por el fútbol. No es de extrañar que se aupara a la dirigencia del club de Barinas, estado natal de los Chávez.

Fundado en 1974, La Furia Llanera, como se conoce popularmente al Zamora FC, logró su mayor éxito en el año 2011 cuando se adjudicó el Torneo Clausura nacional. El éxito fue rentabilizado por el partido gubernamental que utilizó la imagen de los jugadores en su propaganda electoral. Por si ello fuera poco, el estadio La Carolina fue escenario de diversos mítines políticos e incluso se usó como plató improvisado de una edición del programa “Aló presidente”.

AloPresidente

Chávez ejerciendo como presentador televisivo en su programa “Aló presidente”

La victoria en el torneo local permitió al Zamora FC disputar por primera vez en su historia la Copa Liberadores el año siguiente. A pesar de realizar una pobre campaña, quedando eliminado en primera ronda como colista de su grupo, el conjunto blanquinegro consiguió un meritorio empate ante Boca Juniors en el Estadio Agustín Tovar. Sin duda este fue uno de sus mayores hitos al tratarse de un club tradicionalmente acostumbrado a evitar el descenso. De hecho incluso llegó a desaparecer en diciembre de 1998 producto de una acuciante crisis financiera. Casualmente, el hecho coincidió con el ascenso al poder de Hugo Chávez, quién inicio su primer mandato presidencial aquel mismo año. Fue entonces cuando el alcalde de la ciudad, Julio César Reyes, recompró la deuda del club por 40.000 euros. Posteriormente, también se desembolsó dinero para las obras de remodelación del estadio La Carolina.

Los vínculos del equipo barinés con el chavismo van más allá de la presidencia de Adelis Chávez. No en vano entre la nómina de patrocinadores del club, entre los que se encuentran el Banco del Tesoro y el Banco del Pueblo Soberano, se haya PDVSA, la compañía estatal petrolera de Venezuela, o el propio ayuntamiento.

Zamorafc

Formación del Zamora FC posando con el uniforme patrocionado por PDSVA

La llegada a la presidencia del menor de los Chávez acabó con las disputas entabladas por las diversas familias del chavismo. Con anterioridad el club barinés estaba dirigido por un organismo dependiente del Instituto Municipal de Deporte, o sea de la alcaldía de la ciudad encabezada por el citado Julio César Reyes, opositor al gobierno de Hugo Chávez. Reyes, alcalde de Barinas entre 2000 y 2008 y diputado de la Asamblea Nacional, tras diversos desencuentros con el clan Chávez, en especial con Adán Chávez con quién se midió por el cargo de gobernador, se pasó a la oposición. Finalmente la familia del ex presidente venezolano logró controlar el club mediante la figura del directivo Pedro Carreño, asistente personal de Hugo Chávez en la campaña electoral de 1998, militar y miembro del Movimiento V República (MVR). La marcha de Carreño del club, paralela a su renuncia como Ministro de Interior y Justicia, coincidió con una serie de problemas financieros que acuciaban a la entidad, como el impago de los salarios a sus futbolistas. La competencia por el cargo de gobernador del estado con Adán Chávez, otro hermano del ex presidente, tampoco le facilitó las cosas a Carreño. A pesar de que el alcalde Reyes trató de asumir la dirección del club, finalmente este pasó a ser controlado por los Chávez.

MVR

Mural del Movimiento V República de apoyo a Chávez

Los comentarios están cerrados.