CALMUQUIA, EL PAÍS DONDE EL AJEDREZ ARRINCONÓ AL FÚTBOL (I)

Entre las estepas del sur de Rusia emerge la desconocida República de Calmuquia. Enclavada entre Daguestán, Kazajistán, Kabardino- Balkaria, Karacháyevo- Cherkesia, Ucrania e Ingushia, este ente autónomo vinculado a la Federación rusa ha logrado mantenerse ajeno a los conflictos que han asolado el Caúcaso durante la última década. Su nombre obedece a la procedencia de sus 300.000 habitantes, los calmucs, que en su lengua materna significa “los que se han separado”, una referencia a sus orígenes en Mongolia occidental y la región de Sinkiang, situada al noroeste de China. Una comunidad que en el siglo XVII emigró a la costa del mar Caspio en busca de pastos fértiles para su ganado.

bandera oficial de la República de Calmuquia

DE LA RUSIA ZARISTA A REPÚBLICA SOVIÉTICA

Calmuquia, por su ubicación, fue históricamente un territorio geoestrategicamente clave para preservar el equilibro de poder en la zona. Desde el éxodo de los calmucs, la región se erigió en un preciado aliado del imperio zarista para proteger su frontera y aislar de esta manera a los pueblos caucásicos musulmanes y, a la vez, frenar el expansionismo del kanato tártaro de Crimea.

Durante la revolución de los soviets los calmucs, el único pueblo de origen mongol y religión budista que vive en Europa, se alinearon con la Rusia blanca. No fue hasta 1920 cuando el ejército rojo ocupó Calmuquia y reprimió con dureza toda disidencia.  Ocho años más tarde, la capital se trasladó de Astrakhan a Elista, una nueva ciudad que las autoridades soviéticas levantaron en medio del desierto donde reasentaron a diversos grupos de calmucs que se encontraban repartidos por la Unión Soviética. En octubre de 1935 el Oblast Autónomo Calmuc se convirtió oficialmente en la República Socialista Soviética de los Calmucs (RSSC). El estallido de la Segunda Guerra Mundial volvería a tensionar las relaciones entre la jerárquia soviética y los habitantes de dicha república. Aprovechando la ocupación nazi en 1942, los calmucs proclamaron el Estado Libre Calmuc, que colaboró con los alemanes organizando dos cuerpos de voluntarios de caballería que combatieron codo con codo con los germanos. La derrota de las tropas del Eje comportó la abolición de la República Calmuc en 1943, la deportación de los nativos colaboracionistas a Kazajistán y la destrucción de todos los templos budistas existentes en su territorio. La caída del régimen pro nazi también afectó a su capital, Elista, que a partir de entonces pasó a llamarse Stepnoi.

mapa étnico lingüístico del Caúcaso, en el extremo derecho superior se encuentra Calmuquia

FC URALAN, EL ORGULLO DE ELISTA

La autonomía calmuc no fue restaurada hasta 1958, cuando un decreto presidencial restableció la RSSC. Precisamente, ese mismo año se fundaba el FC Uralan Elista, un club con estrechos vínculos con la empresa local de construcción Avtobaza. Su nombre, que en lengua calmuc significa “adelante”, evidenciaba el compromiso de la institución con su comunidad. El equipo, sin rival en el campeonato local, exhibió todo su potencial ganando Liga y Copa del Caúcaso Norte consecutivamente hasta 1965. De la mano de los éxitos del Uralan el fútbol se popularizó en la región. La temporada siguiente el club fue admitido en la liga B soviética, que en 1971 se conocería como Liga de Segunda División, donde su rendimiento se atenúo producto de la competitividad de los equipos participantes. Fue en la época en que su estadio, lleno hasta la bandera, se convirtió en un hervidero que presionaba sin cesar a los rivales.

Con el hundimiento de la URSS Calmuquia se transformó en una república autónoma sujeta a la Federación Rusa que derivó en un régimen presidencialista liderado por el magnate local Kirsan Ilyumzhinov. Este multimillonario, ex boxeador, campeón de ajedrez y sargento mayor del Ejército Rojo que hizo fortuna con la compraventa de coches y cuyo nombre significa “prosperidad” en tibetano, fue el verdadero alma mater del FC Uralan Elista, club que compró y presidió desde inicios de los años noventa. Su carácter excéntrico le hizo plantearse fichar para su equipo a futbolistas de la talla del argentino Diego Armando Maradona o el francés de ascendencia armenia y calmuc Youri Djorkaeff. Un sueño que jamás llegó a cumplir.

vista parcial del estadio del FC Uralan Elista

Los comentarios están cerrados.