EL FÚTBOL COMO ELEMENTO MOVILIZADOR EN LAS REVUELTAS ANTIGUBERNAMENTALES DE ORIENTE MEDIO: EGIPTO (III)

Como ya explicamos en nuestra anterior entrada el papel de los aficionados al fútbol en las protestas contra el régimen de Mubarak ha sido destacado. Los ultras del Al Ahly aportaron su organización, desarrollada durante los años en que han desplegado su actividad en semiclandestinidad, a los manifestantes de la Plaza Tahrir y sus barrios más cercanos. Ejercieron como miembros del servicio de orden, controlando accesos, evitando pillajes e incluso se les pudo ver festejando la marcha de Mubarak enarbolando diversas bengalas.

seguidores egipcios durante el partido que enfrentó a Egipto con Argelia

EL FÚTBOL COMO ESPACIO DE DISIDENCIA

El activismo de estos jóvenes ultras sólo se puede explicar por el componente extra deportivo del fútbol egipcio. En un país convertido en una sociedad parapolicial, donde nada escapaba al control férreo del Estado, el fútbol se erigió en uno de los pocos espacios donde los ciudadanos podían evadirse de la cotidianidad. Una circunstancia que podemos hacer extensible a otros países de Oriente Medio y el Norte de África que cuentan con regímenes autoritarios similares.

En Egipto, durante la década de los setenta se prudujo un proceso de substitución que culminó con la ocupación del centro de la vida ciudadana por parte del fútbol en detrimento de la política. Así lo afirman entre otros el periodista David Goldblatt, cuando describe como el fútbol egipcio se ha convertido en un espacio de expresión y emoción en una sociedad policial donde los espectadores liberan sus frustraciones, o Mohammed Tawfik, autor de la monografía Masr Bitil’ab (Egipto está jugando) que describe los primeros años de vida del Al Ahly. Este proceso de despolitización de la sociedad egipcia incidió sobremanera en la juventud. Según Tawfik la indiferencia de los jóvenes por la política fue inversamente proporcional al aumento del fanatismo de los seguidores de fútbol. Así podemos establecer con rotundidad un paralelismo entre la aparición de los primeros grupos ultras en el fútbol egipcio y la desmovilización política de la juventud. No es de extrañar pues que muchos de ellos a pesar de declararse apolíticos desempeñaran funciones cruciales en las movilizaciones contra Mubarak.

Ultras White Knights, hinchas radicales del Zamalek en las gradas del estadio Internacional de El Cairo

ULTRAS CONTRA LA REPRESIÓN GUBERNAMENTAL

En este punto, cabe apuntar como las mismas fueron percibidas por los ultras como acciones contra la represión, policial y gubernamental, sin el pósito ideológico que asoció a las protestas con las aspiraciones democráticas de los agitadores más politizados. No en vano cabe recordar como el enfrentamiento entre ultras y fuerzas del orden durante los últimos campeonatos de liga se había saldado con diversos seguidores detenidos y puestos a disposición judicial con cargos por desórdenes.

No ha sido hasta la emergencia de nuevas formas de activismo en línea gestadas alrededor de las llamadas redes sociales, cuando los jóvenes han retomado su interés por la política.

Ultras Alhawy en acción durante el derby contra el Zamalek

Los comentarios están cerrados.