EL FÚTBOL COMO ELEMENTO MOVILIZADOR EN LAS REVUELTAS ANTIGUBERNAMENTALES DE ORIENTE MEDIO: EGIPTO (II)

La dimisión de Hosni Mubarak tras más de tres semanas de protestas en Egipto ha abierto un periodo de incertidumbre sobre como el ejército resolverá la crisis institucional que se ha cernido sobre el país. Mientras las revueltas se extienden a cada vez más estados de la zona, como Bahréin, Yemen o Irán, los militares han tomado el poder. La ciudadanía sigue a la expectativa de si realmente la marcha del rais se traducirá en  transformaciones reales en la economía y una transición democrática.

incidentes entre hinchas del Al Ahly y el Zamalek durante el derby

LA PERPETUACIÓN DE LOS ESTEREOTIPOS: ZAMALEK Vs AL AHLY

En nuestra anterior entrada ya nos referimos a la pugna tradicional que mantienen ambos clubes desde décadas pretéritas. Más allá de la rivalidad deportiva, esta confrontación se traslada al ámbito socio- político. El Zamalek, ligado a las clases acomodadas del país, y el Al Ahly, representante de las clases populares, también han mostrado sus divergencias durante el conflicto que ha comportado la dimisión de Mubarak. Diversos jugadores de ambos equipos se han posicionado durante estos días. Este fue el caso del centrocampista del Zamalek Hassan Mostafa manifestó su deseo de que el rais acabara su mandato como presidente para evitar un ‘enfrentamiento entre compatriotas’. Por su parte, jugadores del Al Ahly como Shehab Ahmed se solidarizaron con las protestas creando un fondo de ayuda económica para las víctimas de las revueltas y promoviendo una donación de sangre para cubrir las demandas hospitalarias. La plantilla del ‘equipo del pueblo’ simbolizó su adhesión a las manifestaciones antigubernamentales iniciando uno de sus entrenamientos con un minuto de silencio en recuerdo de los muertos durante las mismas. Esta actitud contrasta con la que han mantenido sus rivales del Zamalek, que con la competición de liga parada y la convulsa situación que vive el deporte egipcio y el país han decidido disputar el partido de la Confederation of African Football Champions League que les enfrentará al Ulinzi Stars de Kenia en Libia.

hinchada del Zamalek animando a su equipo en su estadio

Este cúmulo de gestos ha provocado la perpetuación de los estereotipos con los que durante décadas se ha identificado a ambos clubes. Así, el Al Ahly se ha alineado junto a los agitadores contrarios al régimen mientras que el Zamalek ha adoptado una postura menos beligerante. Una vez más, el equipo del pueblo se ha enfrentado simbólicamente al equipo del gobierno.

el veterano portero de la selección egipcia Nadar Al- Sayed, uno de los deportistas críticos con el régimen de Mubarak

DE FUTBOLISTAS POPULARES A MANIFESTANTES ANÓNIMOS

Más allá de la significación de los jugadores de los dos clubes más importantes del país, otros futbolistas también han simpatizado con las protestas antigubernamentales. Este es el caso del defensa del Al- Ittihad Al- Sakandary, club también conocido como Union Alexandria, y de la selección egipcia Ibrahim Said, que participó diariamente en las protestas acontecidas en la ya célebre Plaza Tahrir de El Cairo. Otros futbolistas que se mostraron a favor del relevo de Mubarak al frente del país fueron el centrocampista del Ismaili, Hosni Abd- Rabou, o el carismático y veterano guardameta de la selección nacional egipcia Nadar Al- Sayed. El propio Abd- Rabou declaró al respecto: ‘Apoyo al 100% a la población y sus legítimas demandas. Muchos compatriotas viven en condiciones muy difíciles. Muchos de nosotros venimos de familias pobres y, por tanto, entendemos el sufrimiento de la gente’.

Los comentarios están cerrados.